viernes, 18 de septiembre de 2015

Alfredo, alcalde de Cangues

El güen h.acer nes tarees de gobiernu non é siempre un antídotu fiable contra l’olvidu o la falta de reconocimientu. Sábenlo bien los que s’enh.oten nos vericuetos de la hestoria. Cuenta Indro Montanelli na so soberbia Historia de los griegos qu’una vez Arístides, qu’encarnaba l’ideal d’honestidá na política ateniense, hubiera perdíu la so reelección frente a Temístocles, aprovechó esti últimu pa proponer el so ostracismu mandándose del apoyu de los conciudadanos atenienses: “Non puedo aguantar más oir llamalu el xustu”, dicía un anónimu votante. Y apunta Montanelli: «Arístides (oyéndolu) sonrióse de tantu rencor, típicu de la mediocridá contra lo sobresaliente». Non h.ui mui distintu’l destín de Churchill, aclamáu como herue tres la so decidida llucha contra la barbarie nazi, tampocu diba a ser respaldáu polos votantes británicos nes urnes. Vien esto a cuentu d’un nota nel periódicu a propósitu d’una cena homenaxe qu’entamen hoi día 18 de setiembre dellos vecinos de Cangues, y de la que se deduz qu’Alfredo dexa la política activa polos malos resultaos nos comicios locales. Non só amigu de h.alagos nin d´homenaxes, sobre tou cuando estos tienen un ciertu regustu a obituariu, que vien a ser una manera moderna d’ostracismu, h.allándome más a gustu nel papel de quexica y criticón. Con tou, quixera cuntar la mio percepción d’estos últimos años.
El recién estrenáu sieglu xxi garróme col pie cambiáu y h.ízome ver Cangues dende la distancia, más que como pueblu, como un ser vivu que se tresforma. Ñacíen neños na familia y nes families de los amigos y nes visites h.acíensemi más perceptibles los cambios. Ente esos neños ñacíos a un nuevu sieglu alcontrábase Cangues y cola misma velocidá y provocando’l el mesmu asombru esi ser escomenzaba a gatear, nuna nueva visita poníase de pie y n'otra daba los primeros pasos o pronunciaba les primeres palabres… Dise pa volver, pa estar siempre volviendo, brínda-y a ún güeyos nuevos pa ver les coses vieyes.   Lo que percibía non solo era’l nuevu ñacimientu d’esa ciudá sinón el so medrar y la que, talmente nun cuentu pa críos, entamaba siendo una rapacina roína y feuca convertíase nuna princesa espléndida. Claru qu’había desayá llugares y momentos específicos que comunicaben col paraísu, pero esos llugares y esos momentos pertenecen a los reinos engañosos de la memoria, é dicir, de la infancia de cualquier persona. Y tamién había existíu un proyectu de pueblu guapu que se mallogró: pongo por casu la pérdida d’edificios emblemáticos na Avenida de Castilla o l’entubamientu de l’Avenida Covadonga a cuenta d’adelantar la llinia natural que trazaba l’ayuntamientu y l’edificiu Torreón col edificiu Barato. 
Lo qu’agora topaba eren rincones rescataos de la sombra y que se volvíen espacios lluminosos y públicos. El ríu Güeña convertíase non solo nun llugar pal paséu sinón pa contemplar el paisaxe dende otra perspectiva. El propiu ríu recuperaba la memoria de les sos agües llimpies, puentes nuevos comunicaben non el tránsitu rodáu sinón l’humanu. Surdíen zones peatonales, espacios pal ociu, el deporte y la cultura, pa que los rapacinos xugaran. Y ún alcontraba reflexaes nes palabres d’almiración de los forasteros lo que non buscaba espresar coles propies… quién sabe si acasu por esa tara sicolóxica tan nuestra de menospreciar lo propiu. Pocu a pocu h.ui descubriendo un pueblu del que sentise argullosu al enseñalu a los de h.uera, un pueblu que nos costaba ver a los que veníemos de dientro. Un pueblu qu’anque siempre estevo ahí volvió a ñacer pa crease a sí mesmu, dexando atrás el raquitismu y convirtiéndose nun h.ayán.  Non lo h.izo por si mesmu nin andaba’l diablu sueltu. Había una razón pa cada cosa anque dacuando costara entendela: pongo por casu la poda de les barbes del Puente Vieyu que non solo lu remocicó sinón que-y dio h.uercies nueves pa encarar los tiempos venideros. Ganárense sobre tou espacios pa la ciudadanía.
Non sé si tou esto-y lo hai qu’agradecer a daquién o si a esi daquién daqué día, en señal de reconocimientu, acasu-y dediquen una calle o una plaza con una placa solemne qu’acaben h.aciendo suya les palomes. Lo mesmu da. La ciudá que nos ocupa y qu’ocupamos, a espaldes nuestres, ya s’encargó de h.ace-y el so propiu homenaxe, pos Alfredo podría repitir les palabres coles que Curzio Malaparte entama’l so relatu Ciudá como yo:  «Gustaríami construir una ciudá que m’asemeyara, que h.uera’l mio retratu y al mesmu tiempu la mio biografía. Y toos, apenes entraran, sintieran qu’aquela ciudá só yo. El recebu de les parees, les persianes verdes, los peldaños de piedra serenu delantre de les puertes de les cases y de les iglesies, les barandielles de les ventanes, la Catredal, el palaciu del Ayuntamientu, l'hospital, les cárceles, los cafés, el cementeriu, les tiendes, les h.uentes, los xardinos, querría que h.ueran la meyor parte de min, les facciones de la mio cara y del mio espíritu, los elementos fundamentales de l’arquitectura y de la hestoria de la mio vida.  Que m’asemeyara, y que cada cual sintiera, viviendo nella, qu’está dientro de min.»   Alfredo podría repitir estes palabres, pero non h.aría falta, porque esa llabor ya la dexó h.echa.


Barcelona, 18 de setiembre de 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada